-->

Lo bueno de la crisis 15 sept. 2009 09:17 Plácido Guardiola Jiménez

«No hay mal que por bien no venga»

En ocasiones las sociedades salen de las situaciones con las más profundas transformaciones, haciendo verdad el refrán de «No hay mal que por bien no venga». Si en mi anterior artículo ya daba cuenta de ese tímido despertar de la ciudadanía en Cataluña, quien por primera vez daba muestras de enfrentarse al sin sentido de sus elites políticas; en estos días, observo otros dos fenómenos que parecen apuntar en el mismo sentido.
Tras una travesía en el desierto, caracterizada por la esterilidad y el disparate, por parte de nuestro Presidente Zapatero en materia de política económica. Contando además, con la anuencia y el silencio sus compañeros de partido, quienes para más oprobio y vergüenza dicen que pertenecen a un partido socialista y español; algunos de ellos comienzan ahora, por fin, a dar muestras de su discrepancia. Comenzó todo hace unos días con el diputado Jordi Sevilla (el que iba a enseñar economía en dos tardes a ZP), que en un gesto de honradez intelectual, abandonó su sillón de diputado alegando las razones de su dimisión en su propio blog. Ayer le siguió Solves, quien tras varios años de «trágala» (una pena que tragara tanto), forzó su salida del Gobierno a favor de la Ministra Salgado y, ahora finalmente, se retira del Senado. Mientras esto ocurre, la prensa va recogiendo cada vez más testimonios de socialistas como J. Leguina, que no se cortan un pelo en criticar la política sin rumbo de este gobierno. Esperemos que cunda el ejemplo y se aflojen las gargantas socialistas, pues aunque los sillones oficiales las suelen agarrotar, de seguir así, no van a quedar sillones para ostentar ni repartir.
Que tome nota nuestro Sr. Alcalde F.º Abellán, que hace unos días ha dejado caer en los medios de comunicación local, su apoyo y defensa a la política económica del Gobierno que sustenta su partido. Él sabrá que defiende, porque los que algo sabían ahí de economía, esos, se han largado.
El segundo fenómeno positivo que ha ocurrido, es que el Ministro de Educación Gabilondo, ha ofrecido un Gran Pacto de Estado por la Educación. ¡Ya era hora! Al menos eso pensamos quien hemos defendido esto desde que gobernaba ya Aznar y la LOGSE comenzaba a mostrar sus deficiencias. Espero y deseo que haya voluntad en las partes, que de una vez por todas se dejen de tonterías. A este llamamiento se han sumado agrupaciones socialistas (como la de Málaga) y numerosos colectivos de padres y profesores amén de individuos, como es mi caso, que estamos convencidos de su necesidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero