-->

El poder en Jumilla 18 sept. 2009 10:07 Legolas

«Teorías acerca de su origen y formación»

En EE.UU existe desde hace mucho una teoría sobre el origen del poder político y económico del país, mediante estudios empíricos de las redes sociales, se ha venido a demostrar que la presidencia del gobierno (con independencia de que sea Demócrata o Republicana), así como de los grandes centros de decisión económica, han estado en manos de personas pertenecientes a una cincuentena de familias e instituciones. Incluido el actual primer Presidente negro Sr. Obama.
En Jumilla, con menos base empírica y rigor científico, también hay una teoría acerca del origen y fuente del poder local. Según dicha teoría, el origen del poder local reside en la Junta Central de Semana Santa. La teoría venía refrendada por el dato de que muchos e influyentes concejales de las últimas legislaturas, antes de ser ediles, habían sido miembros de la citada Junta Central. Por otra parte esta teoría vino a corroborarse en la primera alternancia democrática que tuvimos en nuestro Excmo. Ayuntamiento, ya que dicho cambio o giro vino propiciado porque el PSOE que, por entonces gobernaba los destinos locales y su representante andaba en Semana Santa sobre la burra; se bajo de la misma en pleno recorrido procesional, siendo sustituido por un miembro del PP que andaba a pie a su lado. En las siguientes elecciones, efectivamente, hubo cambio en el gobierno municipal.
Esta teoría semanasantera como origen del poder público local venía encajando más o menos bien para explicarlo hasta la llegada de Ildefonso, pues su carrera fulgurante venía a contradecir la teoría (también seguramente por ello quería él formar parte de la Junta Central). Pronto, los politicólogos locales dieron con una enmienda teórica , según la cual a su vez la Junta Central, estaba ocupada por los niños que fueron años atrás monaguillos de Santiago o jugaban una curiosa liguilla de fútbol con ellos. Con esta remodelación teórica ya encajaba hasta Ildefonso y su amistad con el Alcalde.
Sin embrago, tengo un amigo (también teórico él), que sostiene que el poder tiene siempre algo de telúrico y de cualidades personales de quienes lo ostentan. Se basa en el hecho, por él constatado, de que todo niño que está llamado a ser alguien en la vida, al llegar a su primera comunión ya destaca por sus cualidades innatas de forma tan preclara que es designado, entre su cohorte de amiguitos que toman con el sagrado misterio del cuerpo de Dios por vez primera, para efectuar la lectura en voz alta durante la ceremonia. Fíjate, me conto un día, Idelfonso fue quien leyó en mi primera comunión y ya pensé entonces este chico llegará lejos y mira… Ha tardado un poco y ya empezaba yo a mosquearme; pero no, ahí lo tienes.
Ignoro cuál será el nivel de fiabilidad de estas teorías, pero ahí se las dejo para que las verifiquen Uds. mismos.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero