-->

RUINA IN MI MENTE

Estimados rendrijeros, con motivo de la ruina en la casa de los Molina, Plácido propone que, en lo sucesivo, pensemos si no será mejor tomar medidas viables antes de llegar a estos extremos. Completamente de acuerdo, si no fuera porque la ruina no está en los edificios antiguos sino en la mente de los que legislan sin el menor sentido común. Porque está muy bien conservar los bienes culturales, pero ¿a costa de quien? Si es de la sociedad, que para eso los quiere conservar, pues que los pague la sociedad. Si, quizás, la sociedad no quisiera echarse a cuestas esa responsabilidad, pues que legisle en otro sentido, porque de otra forma lo que tenemos es una engañifa: peco por el día y me confieso por la noche.
En resumen, ni la casa de los Molina, ni la de la de enfrente del Ayuntamiento, ni la de D. Julián (¿o esta ya es cosa de todos los jumillanos?), ni la de Esteban Tomás, etc., va a llegar a ningún sitio mas que al suelo. De ahí no pasan. Y debemos dejar de ser tan hipócritas. Si la sociedad no está por arreglarle la casa a los propietarios (muchos de ellos muy bien acomodados) pues que le deje hacer con ella lo que crean conveniente, aunque sea respetando algunos criterios arquitectónicos. Aunque, pensándolo bien, lo que nos gusta son los “dimes y diretes”, las excusas para criticar al Ayuntamiento, a la Consejería, al Consejero, a la Concejala de Cultura, al que ha dicho ajo, al que dijo cebolla,…. Sin más comentarios, esto es una ruina, pero en nuestras mentes.

5 comentarios :

  1. No sería mejor no llegar a esta situación y antes de que no haya solución arreglar estas viviendas ya que en Jumilla tenemos más viviendas y bienes que podrían aumentar por ejemplo el turismo y que nosotros mismos estamos desperdiciando.Por favor que pongan cartas en el asunto las personas que tengan que hacerlo porque de lo contrario tal vez luego nos arrepentiremos

    ResponderEliminar
  2. Hilario Simón Fernández24/3/09 12:11

    Uno de los problemas que se suman a la demolición de esta ,otrora, majestuosa casa, es que dicha demolición se va producir en un momento de lo más inoportuno, con una crisis galopante en el sector de la construcción que puede provocar una difícil adquisición del solar por parte de alguna promotora, y que el vacio que va a quedar trás el derrumbe de la casa, permanezca así durante muchos años perjudicanto notablamente al (para mí) maravilloso encanto de la plaza de la Constitución.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo25/3/09 0:05

    no hay que llegar a ese punto desde luego,pero si el problema es el dinero,antes que tirarla podria ser viable rentabilizarla.Para poder realizar la inversion de conservar la fachada, se podria hacer como en TOLEDO,que una empresa privada o publica deje el exterior como querriamos verlo y en su interior se realizara un aparcamiento bastante rentable para esa zona,para vecinos o turistas

    ResponderEliminar
  4. Si la solución es cerrar calles, jardines y museos sine die y construir un muro; pues mira no lo acepto. Si se quiere preservar el encanto de la plaza de la constitución y para esto se cierra medio jardin y el museo que tanta ilusión y dinero hemos puesto todos en remodelar pues mira no lo entiendo.

    La solución creo que pasa por que se sienten en el jardín de las ranas todas las partes interesadas técnicos, consejeros, directores generales, ayuntamiento, diputados, vecinos, propietarios, arquitectos y demás personas que tengan algo que decir en este tema. Se sienten y sobre el terreno con los datos y con el muro, la casa, el jardín y el museo delante, recapaciten de cual es la mejor solución eso sí sin volver la vista atrás y lamentarse de lo que se podría haber hecho antes y reprocharse mutuamente las responsabilidades. Creo que entre todos la mataron y ella sola no termina de caerse.

    Y tras debatir todo esto analicen otras situaciones parecidas que en breve también se darán en Jumilla, que por una vez actúen con un poco de previsión que no nos vendría mal a los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/4/09 13:46

    No se quién o quienes son los responsables de que edificios como este que son verdaderas "joyas" arquitectónicas los dejen venirse abajo quizá para despues obtener rentabilidades. A mi entender los Ayuntamientos deberian tomar cartas en el asunto tanto en este caso como en muchas otras casas que hay en el Casco Antiguo, y que es penoso comprobar como se estan cayendo sin que nadie haga nada. Si los propietarios ya no pueden hacerse cargo del mantenimiento de estos edificios que se pongan de acuerdo con quién proceda (supongo que con el Consistorio)para que no se derrumben y despues edificar "más de lo mismo", casas que no tienen ninguna personalidad y que rompen totalmente el entorno arquitéctonico de las ciudades. Un ejemplo claro es la calle de la Feria y el Rollo,de ser calles luminosas con casas hermosas con solera a convertirse en una calle como otra de cualquier lugar de España, pisos y más pisos que las dejan oscuras y sin ninguna "personalidad". Es una verdadera lástima que los ayuntamientos no hagan nada para evitar este tipo de barbaridades, sea de izquierdas o de derechas. Me pregunto si el problema será el vil metal?

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero