-->

ÉTICA Y POLÍTICA. 14 mar. 2009 16:27 Sonia Anguix


Un panorama más que preocupante es el que está ofreciendo, a mi juicio, la política nacional. A sabiendas de lo complicado que debe ser gobernar en estos tiempos de crisis y lo fácil que resulta hacer leña del árbol caído, aunque uno quiera defender y realizar una valoración positiva de la clase política, se encuentra con que el mayor obstáculo para ello lo constituyen los líderes políticos mediáticos, con independencia del color.

Asistimos los ciudadanos a la proyección lamentable de La hoguera de las vanidades, cuyo reparto recae en manos de nuestros políticos más mediáticos. En estos tiempos tan delicados parece que olviden que trabajan para el pueblo, al que deben representar y defender. Con la de cosas que hay que hacer y, lo más difícil, que idear, se dedican a caer en la absurda personalización, utilizando a la sociedad para alcanzar un puesto. Ya saben: prometer hasta meter y, después de metido no sólo olvidar lo prometido, sino olvidarlo todo y dedicarse a hacer gala de su persona, anclándose en un individualismo mal entendido, en el que las reglas de juego giran en torno a la afinidad, amistad o enemistad entre aquellos políticos que deben coordinarse para obtener la mejora de la sociedad. A este respecto espero estos días, muy preocupada, la confirmación de que no perdemos un centro sanitario que no sabemos ya ni lo que tiene. ¿Cómo es posible que no se haya mandado el proyecto a nuestro Ayuntamiento? ¿Quién decide que el pueblo de Jumilla no tenga acceso a dicha información? ¿Son estas las ventajas que ofrece la política de las comunidades autónomas?

En la era de la información nos encontramos viviendo en una realidad paralela construida por algunos, en la que adquieren un papel relevante los géneros informativos, aquellos que estamos instados a presentar ante la sociedad como objetivos, verdaderos, independientes a cualquier ideología. No sé a ustedes pero a mí todo esto me recuerda a un film titulado El show de Truman.

La única manera que se me ocurre para que no nos la metan doblada continuamente, es apostar por el sentido crítico (el mismo contra el que han cargado las tintas en educación unos y otros). Decía a este respecto Aute en su tema De Paso lo siguiente:

Que no, que no, que el pensamiento
No puede tomar asiento,
Que el pensamiento es estar
Siempre de paso, de paso,
De paso.

Quien pone las reglas del juego
Se engaña si dice que es jugador,
Lo que le mueve es el miedo
De que se sepa que nunca jugó.

Hay demasiados profetas,
Profesionales de la libertad,
Que hacen del aire bandera,
Pretexto inútil para respirar.

Los hijos de la democracia suelen identificar opinión con complacer o desagradar (según color) al que manda o evalúa. Llegados a este punto invade mi memoria el lema dieciochesco del todo para el pueblo pero sin el pueblo, y me pregunto cómo denominaría mi querido Legolas a estos políticos que han olvidado la ética y el buen hacer en la política.

2 comentarios :

  1. Si algo hay claro es que la situación política actual no puede ser solucionada por los propios políticos; no estamos en la época del consenso de la primera transición. La solución sólo puede proceder de la acción social. Pero, ¿hay algún grupo social medianamente representativo no identificado políticamente? Ese es otro cantar.

    ResponderEliminar
  2. Representativo ninguno. Quizas, lo mas parecido a grupos no identificados con las dos grandes corrientes politicas que dividen este país, sean los grupos antiglobalizacion o antisitema pero muchas veces su radicalización los aleja de ser considerados como una alternativa seria. Pero al menos, estos grupos anarquistas alzan más la voz que, por ejemplo, otros agentes sociales como sindicatos.
    Fmd. Gavilán Palomero

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero