-->

Las prioridades del Sr. Alcalde 17 may. 2015 11:20 Plácido Guardiola Jiménez

El Alcalde declara prioridad la continuidad del Asilo «Muévase SR. Alcalde, muévase» 

Asilo de Ancianos de Jumilla

Dice el Alcalde en su página de Faceboock :«La prioridad de toda Jumilla debe ser que no se cierre el Asilo !!!». Sea bienvenido ahora el alcalde a esta prioridad que todo Jumillano de bien tiene más que clara desde hace mucho, sin embargo la pregunta que cabe hacerle es ¿En que prioridad ha estado el Asilo para él desde hace tres años en que la orden comunico su decisión de marcharse? ¿Cuál ha sido esa prioridad para Ud Sr. Alcalde? ¿La tres, la séptima o la chopecientos mil? Que Ud. diga eso ahora, in extremis, cuando la orden de las monjitas de los desamparados se han casado de esperar durante tres años y han comunicado el despido a sus trabajadoras; es cuando menos, sarcástico, irónico e hiriente.
Dice que hace meses se reunió con la madre superiora, cuente también que a las última reunión ésta, cansada de tanta reunión y ninguna decisión, reclino en ir. Cuente que en más de una ocasión el Asilo solicitó ante su ofrecimiento y predisposición en ayudar que se hiciera cargo el Ayuntamiento del recibo de la luz (Unos 24.000 € anuales), a lo que Ud. dio la callada por respuesta. Quizá sea mucho dinero para las arcas municipales, pero ambos sabemos que ha gastado cantidades mayores en algunos saraos que ha organizado (no me haga que se los cite, la comparación sería odiosa), y que quizá no fueran prioridad uno. Por otra parte, si la luz no podía ser como es en otros asilos de pueblos donde estas religiosas están también asentadas ( tampoco quiero citarlos porque algunas comparaciones son odiosas), también podíamos haber condonado el recibo de la basura y el importe de los dos vados que el Asilo tiene (total eso si es peccata minuta); pero no aquí lo único que Ud. ha mantenido es la gratuidad del recibo del agua, cosa que se hace desde tiempos inmemoriales.
Ahora nos cuenta que se va a reunir con el Obispado y junto a Cáritas propiciar una fundación que se haga cargo de su continuidad. Propósito que no es nuevo ya estaba en marcha desde hace mucho, pero silencia la raíz del problema.

«El problema Sr. Alcalde es que Ud. en esto, como en otros muchos asuntos, ha estado mareando la perdiz y perdiendo miserablemente el tiempo durante tres años...»
El problema no estriba únicamente en quién continuará la labor que hacían las hermanitas que ahora se marchan, tampoco en el obispado, a quien pasa la propiedad del edificio temporalmente, que siempre se ha manifestado dispuesto a cederlo a quien continúe con el cuidado de los ancianos (entre otros motivos, porque de no hacerlo la propiedad y terrenos pasarían a los herederos del difunto Esteban Tomás que los cedió con bajo esa finalidad expresa). El problema SR. alcalde, dígalo alto y claro, estriba en que el Consejero de su partido debe tomar la decisión de dar el Ok de habitabilidad a unas instalaciones que no cumplen la normativa actual para residencia de mayores, la funcionaria de turno no lo firma por eso.
El problema no es pues que las monjitas se marchan, o que el edificio pase temporalmente al obispado; el problema es que al ser otra empresa (digámoslo así) quien pasa a gestionarlo se le exigen los requisitos de habitabilidad que no cumplen sus instalaciones y que, hasta este momento, no se exigían para esta función por estar en marcha. En definitiva, el cumplimiento de una norma administrativa que solo se puede salvar modificando el edificio o con una decisión política, la de considerar que pese al cambio de titularidad en su dirección no se trata de una nueva apertura.
«Es llegado el momento de que Ud. deje de decir obviedades y pase a la acción, de que mueva el culo ..»
El problema Sr. Alcalde es que Ud. no ha plantado cara ante los responsables políticos regionales de su partido diciéndoles que esto es una cuestión irrenunciable para Jumilla, si o sí. El problema Sr. Alcalde es que Ud. en esto, como en otros muchos asuntos, ha estado mareando la perdiz y perdiendo miserablemente el tiempo durante tres años. Es llegado el momento de que Ud. deje de decir obviedades y pase a la acción, de que mueva el culo que decimos en el pueblo. Le guste o no, a mi no me gusta desde luego, sigue siendo el Alcalde en funciones s de todos los jumillanos. Es a Ud. a quien le corresponde mover ficha y plantar cara a su correligionario de partido en Murcia, si lo hace, me tendrá detrás apoyándole como seguramente harán todos los jumillanos de bien, incluida la oposición. No lo dude.
De momento, déjese de palabras tan buenas y bonitas como huecas e ineficaces, déjese de sandeces y obviedades y pase de una vez a la acción. El tiempo juega en nuestra contra.

2 comentarios :

  1. Si la norma conlleva el cierre del asilo, lo que hay que hacer es cambiar la norma. Pero eso es demasiado difícil para los políticos, ni quieren ni saben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso o que el ejecutivo (gobierno encargado de ejecutarla), no la aplique de forma estricta, de una moratoria, etc. etc.

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero