-->

El precio de la bandera 7 feb. 2015 15:08 Plácido Guardiola Jiménez

Gobernar sin dar explicaciones... «Seguimos sin saber...»

Sin saber lo que costó su colocación

A estas alturas, han pasado cuatro meses o 132 días, desde que nuestro Ayuntamiento tuvo a bien construir un pedestal sobre el que colocar el enorme mástil en el que se enseñorea una gran bandera nacional que, desde entonces, preside majestuosa el paseo Poeta Lorenzo Guardiola.
Lo curioso del caso es que los ciudadanos todavía no sabemos a cuánto ascienden los costes de su construcción y puesta en servicio. Ni el ciudadano de a pie, ni sus representantes legítimos en la Casa Consistorial conocen, al día de hoy. y en detalle lo que costó la bandera, el mástil, el pedestal ni la mano de obra que llevó a cabo su colocación.
«Será quizá porque algunas de las pinturas especiales empleadas en guarnecer su pedestal, se compran en el extranjero...»
Será quizá porque algunas de las pinturas especiales empleadas en guarnecer su pedestal, se compran en el extranjero y están por llegar las facturas. Quizá también, porque todavía debe estar haciendo cálculos el concejal del ramo sobre la recopilación de todos los gastos derivados de este complejo proyecto y, a pesar del tiempo trascurrido, todavía no estén a punto. ¿Quién sabe…?
Si ya está mal que se aprueben los actuales presupuestos fuera de plazo (después del 31 de Diciembre de 2014), caótico es el no rendir cuentas a los grupos de la oposición y a la ciudadanía en general cuando estas le son solicitadas, porque todavía -dicen- no están listas. ¿Hará falta estudiar una ingeniería para determinar su coste? ¿realizan y encargan las obras sin pedir presupuestos? Se trata para de los gastos de una obra menor como la colocación de una bandera. Todo un ejemplo de desgobernó, arrogancia y chulería de un Equipo que viene de este modo ejerciendo la transparencia en todas y cada una de las acciones de Gobierno que ejecuta. Esto a pesar de que luego el partido que los cobija, designe a su mandatario para dar lecciones de buen gobierno a sus correligionarios. Ignoramos si los alcaldes del PP reunidos en su pasada convención aprendieron algo sobre reducción de deuda; de lo que no cabe duda alguna, es que de transparencia en la gestión debieron aprender muy poco y si aprendieron algo, desde luego no pudo ser nada bueno.
Somos muchos los jumillanos, entre los que me cuento, que tenemos interés en conocer cuánto nos cuesta la bandera; en primer lugar, porque nos asiste ese derecho. En segundo porque no es de recibo que a estas alturas todavía no se hayan rendido esas cuentas a nuestros representantes en el Ayuntamiento que las solicitaron.
«El alcalde, en esos soliloquios de los jueves, además de darse lustre, hablar de lo que le viene en gana e insultar a los ciudadanos, debería dignase en aclarar cuánto ha costado...»
Tampoco estaría mal que el Alcalde en esa emisora que pagamos todos (unos 20.000 euros según presupuestos), y de la que el hace uso en esos soliloquios de los jueves, además de darse lustre, hablar de lo que le viene en gana e insultar a los ciudadanos se dignase aclarar cuánto ha costado la bandera de marras.
El final de este caso de nuestra bandera, no sólo no tuvo como objetivo unir a todos en lo ese símbolo común representa, tal y como denunciamos en Envuelto en la bandera, sino que además, no han rendido las cuentas de su colocación. Todo un ejemplo del buen hacer del que deben tomar buena cuenta los ciudadanos. ¿Para cuando el concejal responsable las dará? uuuuuuuuuuuuuuu que decía la célebre revista satírica Hermano Lobo.

3 comentarios :

  1. Anónimo7/2/15 19:01

    Cuando en el año 2001 Aznar decidió que se instalara en la plaza de Colón, de Madrid, una bandera nacional de 294 metros cuadrados, la oposición PSOE-IU dijo que eso era prueba de la condición de derecha extrema del PP y los partidos vasco-catalanes dijeron que eso era toda una provocación. Tanta murga dieron que Aznar se arrugó un poco y se suprimieron los honores militares periódicos previstos.
    Desde entonces, el PP ha instalado un montón de banderas por toda España; tantas, que al final hasta en Jumilla ha instalado una como la del paseo. También aquí la oposición arrastró un poco los pies.
    A mi me gustan las banderas, en general, y los colores de la española quedan muy bien con un fondo de cielo azul. Aunque eso es lo de menos. Lo importante es que la bandera es un símbolo del Estado, que es la organización que hace posible los derechos y libertades de las personas, al margen de cualquier patriotería. Pero me parece que el PP se ha quedado en el mero símbolo, porque al Estado no se le defiende con banderas, sino con valentía y determinación ante los que pretenden fragmentarlo y con la legítima vindicación frente a usurpadores y corruptos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy totalmente de acuerdo contigo estimado lector, a mi me gusta también nuestra bandera. Coincido contigo en cómo hay que defender los símbolos de todos.
      Eso, además de que, en democracia, hay que hacer pedagogía de la acción de gobierno explicar cómo y porqué se hacen las cosas y sobre todo, donde se gasta y cuanto el dinero de todos.

      Eliminar
    2. Anónimo10/2/15 0:18

      Ahora a eso se le llama transparencia: la obligación política de decir cuánto, en qué y cuándo se gasta; en todo, incluida la peana, el mástil y la bandera misma.

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero