-->

Guarreando las calles 9 may. 2014 16:04 Plácido Guardiola Jiménez

Lo que se decide en Europa «Elecciones europeas»

Elecciones europeas 2014

Anoche dio comienzo lo que yo denomino el guarreo de las calles Digo bien guarreo, pues es difícil entender para qué sirven los carteles electorales en una campaña electoral que, al igual que los mítines cada vez tienen menos resultados en la decisión del voto por parte de los electores.
Hoy en la era de laos medios de comunicación digital existen mil formas de llegar a los ciudadanos y de trasladarles el mensaje al margen de la clásica carcelería y actos electorales a los que hay que llenar con los más acérrimos seguidores para que luego en el telediario aparezca el líder en un lleno total del recinto entre aplausos y banderolas con los colores del partido. En muchas ocasiones rodeado de un público convenientemente elegido por las técnicas del marketing y la fotogenia.
Si esto es así en todos los casos peor resulta en estas elecciones al parlamento europeo donde uno de cada dos ciudadanos parece que terminará quedándose en casa o aprovechando el fin de semana para irse a la playa o donde le plazca. Unas elecciones que no despiertan interés alguno en la ciudadanía y que, por mucho que digan que en Europa nos jugamos mucho, todo el mundo interpreta en clave nacional, empezando por los partidos que se presentan que tras algunas alusiones a lo que se decide en Bruselas, no dejan de referirse a ellas en exclusiva clave nacional. Eso, cuando no en términos y lenguaje futbolísticos Cañete, habla de volver a división de honor, mientras Rubalcaba, señala que no damos el partido por perdido y que piensan ganar. Seguramente porque unos y otros son conscientes que a los españoles les preocupa más por lo general la final de Lisboa entre el Atlético y Real Madrid que el resultado del 25 de mayo.
A pesar de ello, insisten y vuelven a enguarrar las calles o paneles electorales con los carteles, cuya única virtualidad real es que animaran la facturación de la industria gráfica por unos días. Hay quien dice que eso permite conocer las caras de los políticos, como si la del Valcárcel o Elena Valenciano no las conociéramos suficientemente. Además ¿ para qué quieren darnos a conocer las caras si los partidos no nos dejan elegir a las personas? ¿acaso no tieneen espacio gratuito y proporcionalmente repartido en la televisión pública para darnos la murga?.
No es que yo piense que sólo los políticos guarren las calles, lo hacen los ciudadanos descuidados, algunos amos de perro y también la publicidad privada, lo que me fastidia en este caso es que además se hace con dinero de mis impuestos. De ahí, que no me sirva el argumento de que la presente campaña será austera , austera sería no haber hecho ni pegada, ni cartelería.
Triste es que andemos discutiendo si el PP gana por 2,5 puntos al PSOE o si será al revés; cuando el primero obtendrá unos dos millones y medio de votos menos y el segundo un millón. Triste es que más de la mitad de los votantes estén hasta el moño de unos y otros y se abstengan de votar. Más triste resulta que pese a todo ello PP y PSOE terminen repartiéndose el festín del escaso grupo de votantes que si depositará el voto en una u otra opción sin romper definitivamente su turnismo bipartidista..

9 comentarios :

  1. ¿25 de mayo? Una lástima, muchos no podremos ir a votar, estaremos ocupados celebrando el Día de la Toalla (1), o el Día del Orgullo Friki (2). Son formas más provechosas de pasar el tiempo, la verdad.
    1) http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_la_toalla#El_D.C3.ADa_de_la_Toalla
    2) http://es.wikipedia.org/wiki/Friki#D.C3.ADa_del_Orgullo_Friki

    ResponderEliminar
  2. Cualquier motivo es bueno para ensuciar las calles,sobre todo si está amparado por lo colectivo, donde las responsabilidades se diluyen: las elecciones, las procesiones de semana santa, la cabalgata del vino, etc. Parece que no hay manifestación colectiva digna si no deja algo de "impronta" en la calle. Por cierto, no sólo la suciedad electoral se financia con los impuestos.

    Y de acuerdo estamos en que lo más triste es que el PP y el PSOE volverán a recolectar la mayor parte de los votos, con lo que difícilmente podremos salir de la situación política y económica que ellos mismos han creado en su particular beneficio.

    Cada vez me molesta más que la principal calle de Jumilla esté dedicada a Cánovas del Castillo, inventor del bipartidismo tras la restauración de 1876, vuelto a poner en marcha tras la restauración de 1975-78.

    ResponderEliminar
  3. Al bipartidismo le quedan 15 días, si vamos a votar. Somos mayoría absoluta los que defendemos una política decente, contraria a la corrupción económica y jurídica del PP y del PSOE. Por eso el presidente del Gobierno anda acongojado diciendo, con más cara que vergüenza, que es un gravísimo error votar a los partidos minoritarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, pero de cumplirse los pronósticos uno de cada dos parece que se abstendrá, lamentablemente para que la cosa continúe.

      Eliminar
  4. Los que presumen, ante los demás, de irse de caza o pesca el día de las elecciones, sólo pretenden tapar, ante ellos mismos, su ignorancia y su falta de criterio.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo13/5/14 0:49

    El problema mayor no es que parte del electorado se abstenga, sino que alrededor del 60% de los votantes va a votar al PP o al PSOE, de forma tan pertinaz como en España la sequía.

    ResponderEliminar
  6. Justo es señalar que, al menos en Jumilla, hay bastante autocontrol de publicidad callejera por parte de todos los partidos, pues apenas se ve publicidad fuera de los espacios habilitados a tal fin por parte del Ayuntamiento.

    ResponderEliminar
  7. La abstención es la rebeldía de los vasallos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo19/5/14 3:15

    Y el que no vote en las próximas elecciones renuncia a pasar factura a los políticos corruptos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero