-->

El sacrificio de los políticos 23 jun. 2013 17:05 Plácido Guardiola Jiménez

«Titánico esfuerzo, ambicioso sacrificio» 



El sábado comparecía la Vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, junto al Ministro de Hacienda Montoro, a fin presentar lo que califican de un “ambicioso” proyecto de reforma de las administraciones públicas. Mediante esta reforma el Gobierno provee ahorrar unos 37.000 millones hasta 2015 si todo va bien.
Decimos si todo va bien porque para desarrollarlo, muchas de las decisiones dependen de que las Comunidades Autónomas quieran adoptarlas al ser competencia suya y no del Gobierno central, tal y como ocurre con la supresión de los defensores del pueblo autonómicos. De ahí que el Gobierno apele a la «Lealtad institucional de las CCAA».. Pero la vicepresidenta, llevada por un ataque de euforia propagandista añadió: «Ha llegado el momento del “sacrificio” para los políticos».
No cabe duda de que la Sra. Sáez de Santamaría estaba lanzada, pues calificó además el esfuerzo de austeridad que propone la reforma de «titánico», cuando en lo que se refiere a recorte y sacrificio político este plan deja intacto y incólume el enorme chollo de colocación, sueldos y bagatelas de que disfrutan. En el fondo la reforma no deja de ser una mero "arreglillo cosmético" para no atajar los grandes males de fondo que nos aquejan. Lo increíble es que la Vicepresidenta dijo todo eso sin ruborizarse lo más mínimo. Los parlamentos autonómicos, las diputaciones, el Senado, las televisiones publicas de las CCAA… Es decir, el gran vivero de chollos donde colocar a los nuestros sigue intacto. La reforma no acomete de raíz el mal que nos asola y, aunque positiva, sólo toca aspectos secundarios.
Suponiendo que las CCAA respondieran con lealtad (ya se han pronunciado algunas indicando que eso es competencia suya), el ahorro anual no llegaría a los 13.000 millones.
Sólo la supresión de las diputaciones provinciales, muchas de las cuales carecen de competencias salvo en el ámbito cultural, supondría una ahorro de 22000 millones de euros. La disolución de los parlamentos autonómicos o adaptándolos para una o dos sesiones anuales sin sueldos, despachos y secretarias supondría otros 350 millones. La eliminando el Senado unos 60 y el cierre del las Televisiones autonómicas otros 1600 millones.
En definitiva entrar de raíz en la reforma de las administraciones públicas, hacer un esfuerzo titánico y que llegase de verdad el sacrificio para tanto amiguete y afin local como tienen… Hacer todo eso con sólo lo que acabamos de señalar ahorraría al erario público más de 24 euros en un sólo año el doble de lo que esta por ver que pueda ahorrar el que tan rimbombantemente propone. Eso sí, hacerlo, supondría sacrificios a la casta que Ud. representa.
_______________________
Para saber más:

1 comentario :

  1. Anónimo24/6/13 0:57

    Efectivamente, es sólo una operación cosmética, eso lo sabe cualquier persona medianamente informada de lo que es la política en España. Ni el PP ni el PSOE pueden llevar a cabo la reforma constitucional necesaria para la modificación de la Administración del Estado, porque los dos partidos viven del actual desgobierno (El desgobierno de lo público, de Alejandro Nieto, Ed. Ariel, Barcelona 2008).
    La tragedia es que, a pesar de todo, según las encuestas, más del 50% de los electores están dispuestos a seguir votando a los responsables del presente desatre económico y político, que son el PP y el PSOE.

    Beltenebros

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero