-->

Declaración de la renta 2012 21 jun. 2013 13:30 Plácido Guardiola Jiménez

«¡Qué ilusión más grande!»


Acabo de terminar aquella tarea que, de entre todas las que uno debe realizar a lo largo de un año, menos me gusta. Me refiero, como habrán adivinado, a la dichosa declaración de la renta, me disgusta tanto hacerla que, aun cuando siempre me prometo que el próximo año la haré al principio, lo voy dejando y termino por hacerlo en los últimos días, cuando no el último.
A nadie le gusta pagar impuestos, es cierto, pero es que en mi caso, además, odio tener que pasarme unas horas calentándome la cabeza para ver donde hay que meter la cuota sindical de tu mujer o las otras dos "pijadas" que el programa padre no puede extraer directamente de los datos que chupa de Hacienda. En mi caso desde hace años me sale a devolver, siempre cantidades ridículas que rara vez sobrepasan los 150 euros. Claro, que previamente ya me han descontado según años entre el 27 y 29% de mis ingresos. En este sentido debería hacerla al principio para no demorar más la devolución de lo que me quitaron de más; pero es tal el hastió , desmotivación y disgusto el que me causa hacerla, que se me atraganta. Hasta que no llega San Juan no salta el aviso de alarma, señalando que no puedo seguir obviando ésta obligación.
No es por aflojar el bolsillo, que como digo ya lo has aflojado forzosamente con antelación. No, no es por eso; sino porque no le encuentro sentido. Es más cada año que pasa le encuentro menos. En mi caso, los ingresos que entran son habas contadas, ellos lo saben mejor que yo, saben mis bienes y saben todo cuanto necesitan saber para hacerla directamente. De ahí que no vea porque me tengo que molestar en hacerla. Firma el borrador que te envían dirán Uds., pero si lo hago así , debo revisar los datos y los 75 euros a devolver se quedan el 48 porque resulta que no incluye una cuota sindical. Total que al final y a regaña dientes, te pones y la haces que es lo mismo. Este año compruebo que he ganado menos y también me devuelven unos cuantos euros menos (deducción al margen de la extra que voló, los impuestos han subido).
Ahora viene el cabreo de todos los años ¿Cómo es posible que si la haces conjunta salga a pagar cerca de 4000 euros y separada a devolver unos 150?. No lo entiendo, que me lo expliquen, que alguien me diga porque ese afán de Hacienda en que cada cual lo haga de forma individual ¿acaso no hay que proteger a la familia?.
Pero el cabreo no termina aquí, no ¿Por qué un hijo entre 18 y 25 años supone una deducción de unos 918 euros? ¡Dios mío! si es cuando más gastan, pues por lo general los tienes estudiando. Si además se te pasa por la cabeza que dentro de un año ni siquiera eso lo podrás desgravar y seguirá gastando y sin trabajo en casa... Es entonces cuando te pones de los nervios.
Pero no sería más sencillo y justo coger todos los ingresos que entran en la unidad familiar y dividir por el número de miembros que viven de ellos, aplicando de este modo la escala de gravamen en función de la renta per cápita de los miembros de esa unidad familiar.
A todo esto, no quiero pensar en el gasto de la casta política, de una administración cuadruplicada, que pese a lo que hizo ayer el Gobierno, sigue intacta e inflada. No pienses en ello Plácido porque te dará algo.

1 comentario :

  1. El pomposamente llamado Impuesto General sobre las Rentas de las Personas Físicas (IRPF), no es ni más ni menos que un impuesto sobre los salarios. Conviene decirlo muchas veces para ir combatiendo la monserga de la justicia fiscal en España, arropada por la presunta precisión y los cabalísticos cálculos para hacer la declaración del IRPF de marras.

    Beltenebros

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero