-->

Si la realidad es cruda, invéntate la que te gusta 24 may. 2013 12:19 Plácido Guardiola Jiménez

«Hacer como si…»



Los españoles somos un pueblo imaginativo, por eso ante la cruda realidad siempre nos imaginamos vivir en otra. Nuestra experiencia consiste en hacer como si… Y ese lema lo aplicamos a todos los aspectos de nuestra realidad cotidiana, no tenemos Democracia, pero hacemos como si realmente la tuviéramos. De tal forma que imaginamos que tenemos separación de poderes con una justicia independiente que nos juzga a todos por igual.
Por creer, nos creemos que libremente elegimos a nuestros representantes y que estos obedecen nuestro mandato como electores. Como si ellos debieran su cargo a nuestro voto y no al dedo que les puso en el lugar de salida. Como si velaran por nuestros intereses y no por los del oligopolio que les ha proporcionado sueldo, potrona y prebendas. De tal suerte que vivimos en una oligarquía partidista mientras nos creemos los reyes del mango en una Democracia. Sabemos que nuestra estructura autonómica ha sido un dislate económico que nos ha conducido a una administración ruinosa e insostenible, pero seguimos justificándola porque acerca la administración al ciudadano.
Necesitamos creer que la Jefatura de nuestro Estado es ejemplar y, por ello, nos creemos a pies juntillas que nuestro monarca ha renunciado al «Fortuna» por ejemplaridad con sus súbditos en estos aciagos momentos de crisis lo están pasando fatal; sin embargo, negamos la evidencia de que el Patrimonio Nacional ya no puede costear el 1,8 millones de euros anuales que cuesta su mantenimiento, con lo que este gasto debería retraerse del presupuesto de Zarzuela, es decir, del bolsillo del Rey. Igualmente en su día, quisimos creer que no se trataba de un regalo personal al Monarca por desprendidos empresarios mallorquines ya que la propiedad era del Patrimonio Nacional, en otras palabras, en disfrute personal para el Monarca y el gasto de mantenimiento colectivo para todos nosotros.
Ante la adversidad de la crisis, nos creemos que todos lo estamos pasando fatal, sacrificándonos por igual, cuando en realidad los únicos que han pagado son quienes perdieron su trabajo, los pequeños empresarios que se arruinaron y los funcionarios a quien se recortó; pero los de arriba, esos, ni se han enterado. Por su parte, la casta política, hace grandes elogios de austeridad, anuncios de reformas y proclamación de austeridad pero sus chollos de siempre siguen intactos, con ellos no va ni el sacrificio ni el harakiri. Todo cuanto hacen no pasa de ganar tiempo y esperar a que esto escampe dejando incólumes sus privilegios.
Por eso yo, que quieren que les diga, por imaginar quiero imaginar que vivo en el Edén.

2 comentarios :

  1. Son muchos los españoles que hacen como si fueran ciudadanos, pero son súbditos. Algunos dicen que son apolíticos, otros presumen de no votar y los más pintorescos dicen que SON de este o aquel partido con la misma fe con que se ES de una cofradía.
    También hay muchos que hacen como si fueran políticos, pero sólo se ocupan de estar en el machito para seguir cobrando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mientras tanto ellos, nuestros políticos, hacen como si nos gobernasen

      Eliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero