-->

Internet: libertad o tiranía 6 feb. 2013 16:15 Plácido Guardiola Jiménez

«Control o libertad»


El dilema de si la red de redes favorece la libertad individual o contribuye a fortalecer el control y ejercicio de poder de quien ya lo ostenta, es tan viejo como la propia existencia de Internet. A pesar de ello, hoy tenemos la suficiente experiencia para volver a retomarlo con más elementos de juicio.
Hoy nadie niega que las redes sociales han servido y sirven a los ciudadanos individuales para organizar la contestación y lucha contra la tiranía del poder que se ejerce sobre ellos; sin embargo, el uso del control y vigilancia que sobre sus vidas privadas ejercen los Estados y grandes compañías parece demostrar que, a la larga, las posibilidades de la red de redes tiende a fortalecer en mayor medida a quienes poseen más poder y control, sea cual sea el modelo político y social que sustenta esa sociedad.
Las redes permiten saber nuestros gustos,  hábitos,  intereses, compras y relaciones humanas... Tienden a conocer cualquier aspecto de nuestras vidas. Hoy, desde los grandes servidores bien sean privados (Google, Facebook, Twitter…), o públicos el control sobre el individuo es más profundo y prolongado del que hubieran soñado los más exacerbados dictadores. Las bases de datos, los rastros que dejamos en nuestro paso por la red van restando y minando cada vez más nuestra intimidad y nuestra libertad individual.
En última instancia y,en nombre del bien común que persigue todo Gobierno, bien sea en la lucha contra la pedofilia, los derechos de autor, lel terrorismo internacional, o cualquier otra lacra social, la red Internet está cada vez más intervenida y vigilada. Cada día que pasa Internet se aleja un poco más del anhelado deseo de libertad individual frente a los poderosos, que juegue a favor de un mayor equilibrio de poderes.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero