-->

Acuerdos incumplidos 21 feb. 2012 16:34 Laura


Dicen, que no existe una profesión con mayor dignidad que la del agricultor, aquel que con su sudor y sus jornadas de sol a sol dota a los demás de alimento. Sin ellos, ninguna de nuestras vidas sería posible. Soy hija de agricultor; mis abuelos, también llevaban a cabo esa labor de cultivar la tierra; e incluso, mis bisabuelos y tatarabuelos también desarrollaron durante toda su vida ese trabajo que parece que poco a poco va quedando en nuestro olvido, o quizás en el olvido de aquellos que se hacen llamar mandatarios, y de los más altos, los de la Unión Europea.
Hace días, todos eramos testigos de como se ratificaba un acuerdo que, a no pocos, perjudica. Está claro que vivimos en un mundo globalizado, para la bueno y para lo malo, y que esto tiene sus consecuencias. Está claro que no podemos cerrar las puertas de nuestras fronteras a esos alimentos que entran de otros continentes, como es el caso de este acuerdo que permite que productos hortofrutícolas marroquíes lleguen a nuestro país. Hasta ahí, estoy en parte de acuerdo. Pero lo que no me entra en la cabeza, es si los 398 eurodiputados que votaron a favor, frente a los 175 que se opusieron a esa ratificación, eran conscientes de que estaban votando un acuerdo que ha sido incumplido reiteradas veces por el país exportador. Entonces, ¿para que se establece una normativa? ¿para saltárnosla a la torera? Tomate, uva, almendra e incluso el rico aceite mediterráneo se verá afectado por esta decisión, un acuerdo que hará que esos agricultores, esos hombres cuyos rostros reflejan una ardua labor que llevan a cabo día a día bajo el sol, siga desembocando todavía más en el olvido. Cuidemos a nuestros agricultores, ya que ellos son los que nos permiten poder seguir alimentándonos.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero