-->

Las incertidumbres de ZP 25 jun. 2010 09:29 El ardal

«La culpa a los del paro»

Ahora, resulta, que unas de las medidas más necesarias, según el ministro Gorvacho para reducir costes al Estado y darle un impulso al resurgimiento de la economía, dañada por esta crisis global que en ESPAÑA no existe ¿o quizá sí?. Es la suspensión de ayuda a desempleados de los 420 Euros. Ayuda, que reciben medio millón de parados que se quedaron sin prestación por desempleo, ni prorroga, ni subsidio para desempleados. La futura ministra del Nosequé LEIRE que tiene (nombre de virgen Navarra) y se apellida PAJIN , contesta al señor Gorvacho que el coste electoral es altísimo, y digo yo no es mas alto que se destinen 210 millones de euros todos los meses para tal menester, a los señores del gobierno que nos desgobiernan, es mucha pasta y con ella se podría generar mucho empleo, destinando esos 420 euros mensuales al mismo beneficiario que ahora pero a cambio de algo productivo, por ejemplo; si ese dinero corresponde a 5,6,7,8 o 9 jornales pues bien ganados están, si se limpiaran por ejemplo parques, cunetas, montes, edificios públicos. Personas ocupadas y destinadas en espacios públicos orientando e informando; en la educación vial, en centros de salud, en mercados, en atenciones a personas mayores, visitas, recados, cientos de ejemplos, subsidios y prestaciones a cambio de otros servicios prestados a la comunidad local y bien ganados no el gratis total. Está claro que una familia con 420 euros no puede vivir, ni hacer frente a sus pagos; por ello se busca la vida tras la economía sumergida, y también estas medidas servirían para paliar esa lacra que hace que empresas pequeñas no puedan subsistir y competir contra ellos, que trabajan por menos dinero por no tener costes.Creo que hay que pensar más en el bien general de la sociedad y no en el partidismo

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero