-->

En la cabeza del mundo 12 may. 2010 09:09 Plácido Guardiola Jiménez

«ZP termina con la especulación financiera mundial»
Quién nos iba a decir cuando la Pajin anunciaba el acontecimiento planetario universal, que en vez de dicho evento veríamos como Obama llamaba a Zapatero para pedirle y asegurarse que este iba a tomar las medidas que todo el mundo (excepto los sindicatos), le está pidiendo que tome.
Se lo pidió Mariano Rajoy la semana pasada cuando ambos se reunieron en Moncloa quien le solicitó una reducción del gasto por el mismo importe que hace dos días le exigieron en Bruselas sus homólogos Sarkozy y Merkel. Él ni puñetero caso, a su bola.
Cuando los mercados financieros hicieron peligrar la solvencia de la zona euro, le llamaron a capítulo exigiéndole una reducción de 15. millones que, eso sí, han anunciado sus vicepresidentas a bombo y platillo, asegurando que se harán reducciones drásticas; pero sin tocar el sueldo de los funcionarios y el gasto social.
Como quiera que esto no cuadra, reducir sin tocar el gasto, y el problema no es que España va mal, sino que pone en peligro la estabilidad de la zona euro y con ella la de los mercados internacionales, ayer el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibas aseguro: «España padece algunos problemas sobre los que es necesario adoptar reformas para asegurarse de que no se extienden a otros países». Obama le pidió que adopte medidas “contundentes y resolutivas”. Vamos, no es que les preocupe que el pueblo español se hunda en la miseria, al fin y al cabo este con sus votos soberanos ha elegido, el auténtico problema, es que arrastremos a los demás.
Por si la cosa no fuese lo suficientemente, Obama no ha sido el único, el primer ministro chino, Wen Jiabao, también telefoneó a Zapatero para interesarse por las medidas que piensa adoptar. Según la agencia china Xinhua le dijo que : «no debemos subestimar la gravedad y la complejidad de la crisis. La comunidad internacional necesita mejorar la cooperación con esfuerzos a largo plazo».
Este Zapatero nos ha llevado no ya al corazón de Europa, sino a la cabeza y preocupación del mundo. Mientras tanto, en nuestro país, media España sigue pensando que lo hace bien y los socialistas, en vez de pararlo, miran para otro lado esperando que escampe.

Para más información:
La vanguardia
El mundo.
ABC
El País

3 comentarios :

  1. La humillación sufrida por España no hará que los españoles, inasequibles al desaliento, dejen de votar al PP o al PSOE que en 28 años nos han llevado a una disparatada y costosísima fragmentación del Estado en favor de unas autonomías caciquiles. De momento ha decidido la Unión Europea, bien está. Pero ¿y nuestro futuro? Como decía Sánchez Ferlosio a finales de los setenta, ¿cómo podremos convertir en bayetas tanta bandera particularista? UPyD ha publicado un estudio en el que se estima que las exageraciones autonómicas representan para el país un extracoste de 24.000 millones de euros al año. Aunque el PPSOE quiera, España no puede...

    ResponderEliminar
  2. Para hablar de la crisis hay que tener memoria y acordarse de quienes la crearon,los bancos y los grandes entes financieros,se pasaron de rosca y el sistema capitalista saltaba en pedazos. Para evitar ese desaguisado los Estados de todo el mundo intervinieron inyectando miles de millones a los bancos, estos despues de recivir la alluda se niegan ha dar creditos y paralizan parte del sistema productivo de los paises desarollados, y de paso trasladan el problema a todos los goviernos que se encuentran en numeros rojos y no tienen mas remedio que meter la tijera para reducir gastos,y donde se recorta mas, en el lado mas debil, a pagar los de siempre ese es el sistema capitalista y todo lo demas son monsergas.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ser muy BURRO para poner goBiernos y reciBir con V.

    Ayuda es con Y.

    Por favor, si no sabeis escribir no lo hagais, es ya por higiene visual.

    Gracias.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero