-->

Confieso que me arrepiento 17 may. 2010 15:34 Legolas

«¡Qué equivocado estaba!»

Confieso que estoy arrepentido profundamente de muchas cosas:
Me arrepiento de mi condición de heterosexual, les aseguro que mi constricción es tal que, de ser más joven y no haberme pillado esto en tan avanzada edad, saldría del armario a manifestarme en el día del orgullo gay.
Me arrepiento porque mis mayores me bautizaron y sin tener conciencia, de que mi religión sea la católica. Eso, aun cuando apenas piso la iglesia, por no decir nunca salvo, claro está en entierros bodas y bautizos. De volver a nacer, si me lo consultan pediré un bautizo civil ser agnóstico o me haré musulmán, que es lo progre.
Siento profundamente ser español, porque a mi también me gustaría ser de un país llamado Libertad, como el de mi Presidente Zapatero; pero mire Ud. Por donde ¡Que desgracia la mía! me parieron en este territorio nacional.
Estoy tan arrepentido de mi falta de patriotismo, de ser tan antipatriota, que he ofrecido salir en la procesión penitencial del Martes Santo, descalzo con tres cruces y arrastrando todas las cadenas gordas que guardo en el campo. Esas además de otras dos más finas atadas a mis tobillos: Sólo así podré expiar mis culpas por tener claro hace más de dos años que esto era una crisis y no un leve estancamiento de nuestra economía.
Estoy profundamente avergonzado por abandonar mi militancia sindical, ahora que veo tan propenso a mi sindicato por convocar manifestaciones y huelga general. Os pido compañeros, humildemente perdón, por no haber entendido vuestro denostado sacrificio, lucha y tesón en defender nuestros derechos en estos años. Sólo me consuela el pensar que, aún sin mi cuota, habéis podido sobrevivir de la ayuda estatal.
Estoy arrepentido de trabajar duro, esforzarme para no vivir a costa de los demás, pues lo progre y lo fetén hubiera sido hacerlo de las ayudas públicas, o de la ESGAE. En mi disculpa ruego se considere mi nula vena artística y poca geta.
Siento haber obedecido a mi madre recogiéndome a estudiar en casa en vez de haberseguido jugando a la pelota en la calle, pues con loa años quien sabe si no hubiera superado a un Messi, un Villa o un Cristiano Ronaldo.
De corazón siento todos estos pecados por obra u omisión, con conciencia o sin ella, ya que de no ser así, hoy estaría alegre y esperanzado. Creería tener en ZP es un gran líder y el mejor presidente. Creería que nos espera un futuro halagüeño y esperanzador, todo él pletórico de brotes verdes.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero