-->

Tormentas-3, Inspecciones-0 21 sept. 2009 09:28 Plácido Guardiola Jiménez

«Una vendimia con buenos presagios»

Creían nuestros mayores que «una vendimia pasada por agua» era augurio de un buen año meteorológico, por tanto, si algo hay de cierto en ello esta campaña que comienza a continuación promete ser pletórica para nuestros campos.
Aunque si les soy sinceros mi alegría por el agro jumillano no viene confirmada por estos signos ancestrales, sino por otros más prosaicos y modernos. El día 23 de Agosto el diario regional «La verdad», en una página entera dedicada al fraude a la Seguridad Social y el trabajo ilegal, publicaba bajo el titular de «Más control sobre la vendimia »; la intención por parte de la Inspección de Trabajo y la Dirección General de Tráfico de hacer «un seguimiento exhaustivo en Bullas, Tecla y- sobre todo- en Jumilla». Me sobrecogió sobre manera ese «sobre todo» que subrayaba el texto de la noticia. Una inspección es aleatoria, salvo que se ponga especial énfasis en una situación de ilegalidad conocida o sospechada ¿Era ese el caso de nuestro pueblo? ¿Sería por ello especialmente inspeccionada su vendimia?.
Hasta la fecha, la vendimia no ha finalizado todavía, nuestros viñedos no han visto sobrevolar helicópteros, ni en sus lindes y caminos se ha levantado la polvareda de las patrullas y funcionarios levantando actas (cruzo los dedos y pido al Cristo porque siga así), por el contrario, nuestros campos han visto pasar negros nubarrones, sacudir sus pámpanos por un viento que acarreaba aguaceros y embarrarse sus surcos de una siempre preciada agua.
Ignoro si la cordura política o fiscalizadora ha puesto algo de sentido común en esa intención veraniega de la inspección. Quizá solo era una advertencia para no caer en situaciones todavía más que vergonzosas como ocurrio el pasado año. Todo esto, en un sector que se hunde por momentos. No lo sé, pero me alegro que hasta el momento las tormentas venzan por goleada a las inspecciones.

1 comentario :

  1. Si esque estos que nos gobiernan son unos auténticos "Sacamantecas". Ni inspección ni narices, sangrar al pobre desgraciado que pueden

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero