-->

Sobre El Salicornio 3 sept. 2009 23:53 Bartolomé Medina

Siento sobremanera dos cosas en este momento. La primera, haberme olvidado por completo en este agosto del Rendrijero, en mi huida aterrorizada tras la tromba de agua en previsión de que no me callera una tromba de vino. Tampoco hubo una caritativa conexión a la red allá donde fui. La segunda es que tengo que corregir a mi admirado administrador, que ha mantenido vivo con la ayuda de tres o cuatro el blog durante el verano, y encima ha tenido que lidiar con toneladas de demagogia en los no siempre respetuosos comentarios anónimos. Especialmente vergonzosos me han parecido los comentarios descalificadores contra José Carrión y María Pla por parte de personas que no parecen haber conocido nunca lo que es crear cultura, sea del tipo que sea. Disparar desde la inacción es fácil, trabajar por el pueblo de uno sin cobrar una peseta ya es más dificil.
Siento, pues, Plácido, tener que corregirte en lo tocante al monumento que, por supuesta aclamación popular dices bautizar El Salicornio. Lo siento porque eso significa que no tienes toda la información, y siento que no la tengas porque resulta que los medios -todos y cada uno de ellos- no la han dado completa; y no la han dado completa porque, o no preguntaron o simplemente quien la debía dar olvidó datos esenciales. El monumento recibió el nombre de "Salicornio" desde que su creadora lo presentó a concurso público para diseñar los motivos que presidirían las rotondas hará ya dos o tres años. Obtenido el premio correspondiente en dicho concurso -creo recordar que fueron unos escuetos 600 euros- el monumento pasó en fechas recientes a su realización física. La creadora, de la que nadie, de manera injusta e injustificable, ha hablado, ha sido Verónica Martínez, jumillana, diseñadora e hija, como sabrán, de fotógrafos jumillanos. Su nombre ha desaparecido de los medios, a pesar de citarse a la arquitecta que ha hecho el proyecto de urbanización, también jumillana y a las empresas que lo han llevado a buen fin, igualmente locales. No entiendo la razón de citar a estas últimas entidades y a la arquitecta, que al fin y al cabo se han limitado a seguir las directrices del proyecto de Verónica y no citar a la propia diseñadora, autora intelectual insoslayable de una idea que me parece excelente, no sólo por la calidad artística del monumento proyectado, cuya realización no se ajusta estrictamente al proyecto aunque se acerca bastante, sino también por la fina ironía con que interpretó una propuesta que pedía una relación con la agricultura jumillana en las bases del concurso. Erigir un monumento al Salicornio es ponerse en el lugar del esfuerzo, de la capacidad de superación de los hombres del campo, es recordar lo que de precario y desalentador tiene el trabajo de agricultor en nuestra tierra, al tiempo que se aprovecha la intrincada morfología de este arbusto para poner en práctica un lenguaje escultórico moderno acorde con el entorno urbanístico en el que se asienta. Todas esas ideas artísticas, más los cálculos estructurales adecuados para la correcta realización, no fueron idea de la arquitecta ni de las empresas encargadas de realizar la obra -y conste el excelente trabajo de una y otras- sino de Verónica Martínez, pero mientras a unas se les ha sacado en todos los medios -merecidadmente, sin duda- a nuestra diseñadora se la ha silenciado radicalmente. Inexplicable. Inexplicable a no ser porque nos encontramos en un país donde tradicionalmente la cultura con mayúsculas no se valora, no ya para no pagar lo que vale sino tan siquiera para nombrarla -a no ser claro, la música comercial de calidad cuestionable que inunda nuestras agotadas radios y pantallas, diseñada para ganar dinero fácil y tan bien blindada por los piratas de la SGAE-. Si la gente, sin saber su nombre original, ha bautizado a este monumento con el nombre de El Salicornio, es que, primero, saben interpretar lo que ven y, segundo, Verónica Martínez acertó en su trabajo de diseño. A cada cual lo suyo.
Hasta muy pronto.

1 comentario :

  1. Querido Bausán:

    Como quiera que mis reflexiones a tus correctas puntualizaciones son demasiado texto para un comentario he decidido ponerlas en un nuevo artículo.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero