-->

La ecología que nos venden (II) 28 sept. 2009 10:03 Legolas

«Los ricos contaminan menos»

Desde hace años los medios de comunicación han difundido magnificas series e imágenes sobre el deterioro del planeta a manos del hombre, esto ha producido una toma de conciencia generalizada en la sociedad acerca de cierto ecologismo. Tan extendida está esa conciencia que intereses económicos y políticos de todo tipo no dudan en explotarla en su beneficio, hasta tal punto que cuesta separar en realidad lo que verdaderamente congruente y bueno con el sostenimiento del medio ambiente de aquello que es una burda patraña.
Si hace unos días comentaba las bolsas de plástico y algunas de sus falacias hoy descubriremos las del coche eléctrico. Hace unos días dos líderes nacionales Gallardón alcalde de Madrid y Sebastián Ministro de Industria (PP y PSOE), presentaban conjuntamente un proyecto para incentivar el uso del coche eléctrico. La cosa se que se nos presenta como una panacea limpia y no contaminante resulta que:

  1. La fabricación de alguno de sus componentes (baterías especialmente), es muy contaminante y requiere de grandes insumos de energía en su fabricación. Fabricar un vehículo eléctrico requiere unos insumos energéticos equivalentes a 60.000 kilómetros de un coche normal de gasolina (media vida útil del mismo).
  2. Actualmente sólo desarrollan una autonomía máxima de 160 Kilómetros, por lo que se convertiría en el segundo coche de la casa para andar por la ciudad para quienes puedan costearse otro convencional para viajes.
  3. Requieren una plaza de garaje donde conectar por la noche para la recarga de baterías (volvemos a las clases sociales medias-altas) que disponen de esta posibilidad en sus viviendas.
  4. Aunque efectivamente, en la ciudad el coche no deja residuos, para recargar sus baterías en otro punto del país hay una central que seguramente estará quemando combustibles fósiles y arrojando los residuos correspondientes. Por tanto, el único efecto positivo será limpiar el aire del centro de la ciudad.

Sin embargo, a pesar de que por sus características actuales, este coche está llamado a ser un vehículo para pudientes, quienes pueden permitirse tener otro convencional, estamos dispuestos a costear con los impuestos de todos; puntos de recarga y estacionamiento por la ciudad, amen de subvencionar con un 30% los costes de fabricación de los mismos. Los fabricantes ven una cuota de negocio a su alcance, los políticos se marcan un farol ecologista y aquí todos tan contentos, pues contribuimos con ello a silenciar nuestras mala conciencia derrochadora pensando que esto es sostenible y no contribuye al cambio climático. Por supuesto, los menos pudientes, ni por esas podrán acceder al cochecito de marras y seguirán contaminando con sus coches de gasolina o diesel de segunda mano.

1 comentario :

  1. Esto del coche eléctico es una chorrada como una catedral. Por lo menos lo será hasta que la tecnologia para producir energia eléctrica de una forma barata y limpia este al alcance (fusion fria o un desarrollo tecnológico muy notable en las renovables).

    Lo que si es viable y habría que dedicar esfuerzos en I+D y subvenciones es en los modelos hibridos que reducen drasticamente el consumo y en los sistemas de recuperacion de energia cinética para recarga de baterias en modelos hibridos y no en chorradas ecologetas como esta.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero