-->

Historias del viejo Madrid VI 10 sept. 2013 15:56 Plácido Guardiola Jiménez

«El encanto de finales del XIX»



El viejo Madrid guarda en sus entrañas establecimientos muy curiosos que en pleno siglo XXI sorprenden al visitante. No me refiero sólo a vetustos y viejos locales con sus fachadas y escaparates decorados a la vieja usanza; sino a que además, albergan en su seno negocios y mercaderías que cuesta encontrar en cualquier otra parte del mundo.
Son establecimientos especializados que han logrado sobrevivir al paso del tiempo y al avance de las tecnologías y, en cuyos estantes, todavía podemos encontrar mercancías como: esparto picado, alpargatas, hebillas o cierres de maleta, al margen de una infinidad de utensilios artesanales para trabajar el cuero o el cáñamo.
Muy cerca de la Plaza Mayor y saliendo por uno de sus soportales que da a la calle Toledo nos encontramos la alpargatería y espatería «Casa Hernaz» fundada nada menos que en 1845 donde podemos adquirir toda clase de alpargates, guitas, pleitas, cestos y hasta el mismísimo esparto picado para trabajarlo.



Saliendo de la alpargatería, casi enfrente,  cruzamos de acera y subiendo por la Calle Colegiata, en el número 14, tropezamos con otro establecimiento peculiar y singular, allí se ubica el establecimiento «Curtidos Villaverde» que permanece abierto desde 1887. En el se ofrece a sus clientes toda clase de herramientas y complementos para trabajar la piel. Si busca una hebilla, un cierre, una prensa de estampar cuero o cualquier otra cosa relacionada con los curtidos de la piel esta es, sin duda, su tienda.
En ambos establecimientos se conservan los mostradores, decoración y columnas de hierro forjado propias de la época que dan al local un encanto propio de finales del S.XIX. En definitiva tanto si busca ese tipo de productos especializados, como si gusta del encanto de las viejas tiendas, dos sitios para no perderse.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero