-->

Orwell 2014 10 jun. 2013 20:49 Plácido Guardiola Jiménez

«Adiós a la libertad y privacidad»



Quién nos iba a decir a muchos de nosotros que, a mediado de los ochenta y una década después con la aparición de Internet, éramos entusiastas de  esas tecnologías y las contemplábamos como la gran esperanza blanca de una mayor autonomía y libertad individual; ahora se tornarían en la pesadilla del Orwell  2014.
El pasado 6 de Junio The Wahington Post y The Guardian publicaban las capturas de pantalla denunciando al mundo entero el escándalo PRISM, gracias a las filtraciones y documentos facilitados por Edward Snowden, joven de 29 años que ha trabajado para la CIA. Ayer se desveló por fin su identidad y desde el jueves pasado que se desveló la noticia no han cesado las comparecencias públicas de altos responsables de la inteligencia y política estadounidense, asi como los máximos responsables de las redes y empresas informáticas. Hasta el mismísimo presidente Barak Obama ha tenido que salir a dar la cara y, como todos, quitar hierro al asunto y negar la mayor: que han pinchado, que pinchan indiscriminadamente todo cuanto hacemos y decimos en aras de nuestra seguridad y la del Estado.
Internet y las nuevas tecnologías de la información y comunicación han pasado de ser la gran esperanza blanca que permite salvar las barreras y censura del Estado, al gran hermano owelliano que nos vigila y controla hasta en la intimidad de nuestros hogares.
Todo cuanto hacemos, hablamos, vemos, compramos, expresamos o sentimos está convenientemente seguido y espiado, eso sí por nuestro bien, seguridad y libertad.
En el asunto del espionaje y del programa PRISM,se tiene acceso a todos los servidores, conversaciones, fotografías, vídeos, correos, transacciones, etc. que circulan por las redes de comunicación mundial. Un funcionario de la agencia de inteligencia, Edward Snowden lo fue, puede abrir cualquier elemento que circula en la red, pinchar cualquier conversación incluida, como él mismo declaraba hoy a los medios, la del mismísimo Barak Obama.
Desde ahora en adelante, nuestra fe y esperanza en las tecnologías de la información y comunicación estará cuanto menos bajo sospecha.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero