-->

El inmigrante 13 may. 2013 13:26 Plácido Guardiola Jiménez

«La seducción del primer mundo»



La crisis ha cercenado muchas de las expectativas que nuestro país despertaba en el exterior, aun cuando bien es verdad que no las ha cerrado todas. Nos guste o no estamos en eso que llaman el primer mundo y este sigue encandilando a quienes todavía no lo han alcanzado.
Ayer mañana en el Metro de Madrid, un colombiano de unos 17 años se sentó junto mi, mientras su mirada no se despegaba de la cámara que sostenía entre mis manos. Al cabo de un rato en el que no dejo de escudriñar el aparato, me pregunta. -Guapa la cámara ¿cuánto cuesta una así?- El comentario me dio pie a entablar una conversación con él hasta llegar a la estación en la que se tenía que bajar.
Por lo que me contó estaba en España con su familia, pero tenía que volver a su país, ya que regresaban a él. Como quiera que no le vi contento con el futuro, trate de consolarlo indicándole que quizá, en este momento, en su país habrían más oportunidades de trabajo, cosa que me reconoció; sin embargo aseveró: Sí, pero allí la vida es más aburrida. Por la respuesta de este joven emigrante, deduje que las comodidades, el confort y las posibilidades de consumo y vida que todavía , con la que ha caído, seguimos disfrutando en España siguen estando lejos de las que ofrecen los países de América latina.
Nos guste o no, quienes se marchan es porque no les queda más remedio; pero especialmente entre los jóvenes inmigrantes que han vivido entre nosotros, el poder de seducción de este mundo opulento ha obrado ya sus efectos. Estos, cuando puedan, como me dijo mi interlocutor, volverán de nuevo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero