-->

Las violaciones y Wikileaks 9 dic. 2010 08:16 Plácido Guardiola Jiménez

«Cuando no se puede decir todo»


Aunque como norma general defiendo la libertad absoluta de decirlo todo, de ser trasparentes y, tal y como me enseñaron de pequeño, decir la verdad. Aunque no soy amigo de retrueques, adornos, pamplinas y diplomacias para contar lo que sucede, por crudo que lo ocurrido sea. Aún así, creo que no todo se puede decir y que tampoco tenemos derecho a saberlo todo.
Con el tiempo, he aprendido que aunque la verdad nos hace libres, en ocasiones algunas verdades nos hacen más infelices y esclavos. Que aveces, es mejor no saber nada, pues la verdad nos hace más daño que el silencio. ¿Cuantas veces no callamos porque decir significa hacer daño a quien queremos o apreciamos?
Bajo ésta óptica he contemplado en silencio las revelaciones realizadas por Wikileaks. Sobre ellas, pensaba y pienso que la mayoría son como airear los trapos sucios en público. Conocerlas no nos hace más libres ni creo contribuya a fortalecer nuestras democracias; más bien contribuyen a su descrédito y miserias. Sus publicaciones me han sonado a esos programas televisivos donde espontáneamente acuden personajes y personajillos a contar sus vergüenzas en público. Mucho antes de la existencia de Wikileaks fui consciente que en los Estados hay miserias y cloacas; por tanto, si uno mete la cabeza en ellas solo puede ver la mierda. De ahí, que prefiera ver lo elegante que tienen los Gobiernos el salón de visitas. El que quiera porquería que bucee en la taza del inodoro del Estado y, eso, es lo que viene haciendo Wikileks.
A pesar de ello, me indigna la detención de su creador Julian Assange, quien se ha convertido en una amenaza para el poder económico, militar de las potencias más importantes del mundo. Si lo pueden detener y condenar porque sus revelaciones son un delito tipificado, que lo hagan; pero que no vengan con gaitas, retrueques y burdas maniobras. El Sr. Assange está acusado de dos supuestas violaciones cometidas en Suecia: una porque la victima afirma haber tenido relaciones forzadas sin condón, pues Julian no se lo puso, a pesar, de que ella lo solicitó. La otra, afirma que este consumo el acto mientras dormía con él en la cama sin su consentimiento. ¡Por Dios! Hay que ver a lo que tienen que recurrir para callar a este hombre que airea sus vergüenzas dejándoles con el culo al aire.

0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero