-->

Estupidez humana 19 dic. 2010 07:58 Plácido Guardiola Jiménez

«Derechos y gaitas multiculturales»


Aunque las normas y derechos están para proteger una convivencia armoniosa, en ocasiones, son utilizados de la forma más torticera y estúpida que cabe imaginar. Tal es el caso de un profesor de Geografía en enseñanza secundaria de la Línea de la Concepción (Cádiz) perteneciente al Instituto ‘Menendez Tolosa’. Al buen docente, con veinte años de experiencia, le pareció oportuno ejemplificar su lección sobre el clima y sus consecuencias en la vida humana con eun ejemplo sobre el jamón de Trévelez, señalando que allí se daba tan suculento manjar precisamente por el clima frío de la sierra granadina que curaba excelentemente los jamones.
En ese punto fue interrumpido por un alumno de confesión musulmana, quien se sentía ofendido en sus creencias religiosas por las explicaciones que escuchaba. De nada sirvieron las aclaraciones del profesor quien le indicó que hablaba del condicionamiento climático en la vida y economía humana, no del uso religioso de las cosas.
Por su parte el alumno, no satisfecho con la aclaración del profesor, debió comentarlo en casa y sus padres pidieron explicaciones a la dirección del centro. Como tampoco debieron quedar resarcidos de la supuesta ofensa, pusieron una denuncia en comisaría. Ahora, el profesor en cuestión, está acusado de cometer un delito de maltrato de obra con motivaciones xenófobas, pues el Artículo 525 del Código Penal contempla penas de multa para quienes ofendan «los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa».
Sólo cabe confiar en que el caso caiga en manos de un juez sensato y no se deje arrastrar por cantos de sirena multiculturales.

11 comentarios :

  1. En general, tu artículo es básicamente informativo, por lo cual no merece mucho comentario. Con respecto a la última frase creo que está de más. Todos los casos se merecen, tienen derecho a un juez sensato. Y la ultimísima "cantos de sirena multiculturales", no entiendo la expresión, o como la intentas emplear. Todos queremos justicia y creemos que el profesor, tal y como lo cuentas es inocente de todas todas. A mí me contaron una anécdota parecida con una maestra de infantil que contó el cuento de los tres cerditos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado y atento lector:

    Y tan informativo, el día diecisiete el caso saltó a la prensa regional andaluza y la reflejaron sus periódicos: ABC Sevilla, Diario de Cádiz, Granada Hoy y Europa Sur. Al día siguiente, La Vanguardia , también lo recogía. Por tanto, como tu bien dices, me he limitado a describirlo brevemente siendo en este caso un hecho real y no un cuento o dicho que circule por la red o de boca en boca.
    En cuanto a la frase última «cantos de sirena multiculturales», discrepo de tu opinión, pues imagino que conoces sentencias judiciales de lo más absurdas y peregrinas (como no condenar una violación por llevar minifalda, a un profesor exigente por acoso psicológico, etc. etc.). En este caso, además, sería muy fácil caer en el argumento del multiculturalismo, cuando ambos sabemos que esto nada tiene que ver con la debida tolerancia a las confesiones religiosas. Por ello, considero que la frase está bien traída

    ResponderEliminar
  3. La denuncia y salida de tono es plenamente comprensible entre gente que profesa una religión intolerante y agresiva como la musulmana. Desde luego no se le puede enseñar a quien no quiere aprender y al radical religioso las explicaciones le sirven de poco.
    Por suerte en occidente hemos dejado las confesiones religiosas del lado de lo personal y cada vez nos molestamos menos por cosas como esa.
    Esa familia que tan ofendida se ha sentido por la mención del porcino manjar, tal vez debería plantearse la vuelta a su país de origen donde a buen seguro no tendrían la ocasión de sentirse tan ofendidos, pues probablemente sus hijos ni siquiera estarían escolarizados.

    ResponderEliminar
  4. Aunque es realmente kafkiano, la falta de posicionamiento de la Delegación provincial de Educación de la Junta de Andalucía, todavía es peor si cabe. Este profesor, hoy por hoy, está solo, con el apoyo de sus compañeros, pero solo. Nosotros tenemos nuestras costumbres y las demás son respetables. Me pregunto si el felicitar la Navidad tambien estaría considerado como una ofensa a otras confesiones religiosas.

    Amigo Plácido, te deseo que pases una muy Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  5. Lo que sigo sin entender es porque nos tenemos que adaptar nosotros a sus costumbres y no ellos a las nuestras. Es como si yo entro en tu casa y te digo como tienes que vivir, ¿tu que harías?, seguramente me hecharías de tu casa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Por supuestisimo que el articulo como lo refleja placido es de todas todas el razonamiento mas justo sobre la opinion general.Tambien cabe, el intringulis del tema que el primer comentario le quiere dar, sin duda bajo mi opinion el capitan se lleva la palma en cuanto a razonamiento puro y duro,cuando esta psicodélica denuncia, en buena lógica, debería de haberse archivado no haberse puesto.Esto, no es ni mas, ni menos, que lo que el señor zp sembro con las civilizaciones de los coj.....,que no sirven nada mas que para dividirnos.Saben que a un jumillano en una ciudad de casablanca le ocurrio, que tras hacerle una foto con su movil a una fachada que le llamo la atencion, y el, dedicandose a la profesion de realizar fachadas o medios para hacerlas, unos señores musulmanes, civilizadisimos por cierto, gracias a la actitud que reflejan nuestros mandatarios, actuaron y le arrevataron el movil, utilizando la fuerza consiguiendo quitarselo y destrozarlo, por que pensaban que habia fotografiado a una mujer con un niño de la mano que pasaba por ahi en ese momento, esto señores, es unica y esclusivamente lo que hemos y estamos sembrando en el exterior, reflejo de debilidad y bulnerabilidad el respeto se consigue de otra forma señor zp tanto al maestro a nuestra cultura y a nuestro gobierno

    ResponderEliminar
  7. Mirando un poco más allá del problema suscitado por el jamón, está la cuestión de como funciona nuestro sistema educativo. Es más importante que un alumno sea desagraviado, llegando incluso a la justicia, por culpa de un jamón, que los alumnos sepan que era el Imperio Austro-Húngaro.
    Tal y como está la justicia, el profesor será castigado ejemplarmente, la consejería callará, y en Maruecos se sentirán un poco más fuertes. Es indudable que este caso, se esta siguiendo desde Marruecos, y grupos radicales están preparándose para lo que haga falta. Si es necesario le recordarán al señor juez, quien manda en España.

    ResponderEliminar
  8. Oscurecia, yo trataba de aparcar en delante de un portón y cuando bajé del coche me puse a mirar a ver si había alguna señal de vado,y si el cohe lo tenía cerca de la acera,un poco mas allá habia un chico,en ese momento recogió algo del suelo que había dejado al parecer mientras yo bajaba del vehículo, de repente se vino hacía mi y me enseño lo que llevaba el la mano,y me dijo que era un tarro de miel, mientras lo alzaba para que yo lo viera bien,le mire anodadada,sin saber muy bien que estaba tratando de decirme y entonces al mirarle bien, me di cuenta de que era un chico árabe, y que el había pensado que yo estaba mirando porque creía, que lo que llevaba en la mano era un explosivo, acababa de pasar lo de Madrid......no supe que decir, ante mi tenía un chico asustado, que trataba de disculparse por haber actuado de una forma que podía parecer sospechosa, y de verdad, me sentí terriblemente mal,y avergonzada.Por supuesto yo también me disculpé,de vez en cuando un poco de empatía no viene mal.
    Como ves, no todos los inmigrantes actuan de una forma tan ilógica.
    FELIZ NAVIDAD A TODOS.

    ResponderEliminar
  9. Está claro que todos hemos llegado a la misma conclusión, la familia no tiene ninguna razón para ponerle una queja a su profesor. El juez, que es el responsable de que ahora estemos hablando de ésto, piensa que sí.
    Yo no estaré de acuerdo con el juez pero sí que tengo que estar contento con que en España se respete la ley, que todo el mundo tiene derecho a denunciar y todos tenemos derecho a un juicio justo. Cosa que como alguien ha dicho no pasa en otros países con nuestros compatriotas; peor para ese país. Nosotros tenemos la suerte de vivir en este, algunos vivimos en momentos que la justicia no era igual para todos, pero eso ya pasó, en España hay derechos y deberes, leyes y mucha policía para hacerla cumplir.
    A Plácido, con respeto y con respecto a mi primera intervención, quería hacer notar o poner en valor la multiculturalidad, si la cultura es un bien, si es múltiple, será múltiple el bien, y a una persona culta eso no se lo tendría que recordar. ¿A qué tenemos miedo? Seamos leales a nuestro sistema y a nuestros poderes, al judicial, al legislativo y cómo no al ejecutivo, hoy le toca a Zapatero, antes estuvo Aznar, Felipe ... y posiblemente pronto tendremos a otro. Respeto para todos, justicia para todos, cultura para todos y enseñemos al que no sabe.

    ResponderEliminar
  10. Al anonimo: Muy bonito y cierto es lo que dices, pero recuerda que no se puede enseñar a quien no quiere aprender.

    Solo nos queda esperar que la justicia sea sensata, cosa que no siempre pasa, por muchos jueces y derechos que existan en este país y por mucho que hayan cambiado respecto a cuando no habian o se respetaban tales derechos.

    Y la multiculturalidad, no te engañes, no siempre es un bien añadido. La multiculturalidad es el ghetto camuflado de tolerancia. Hay cosas que por muy democraticos y tolerantes que seamos no se pueden cosentir a los profesantes de otras culturas/religiones, y la libertad de cátedra (siempre que entre dentro de lo razonable) no es algo que se deba siquiera discutir en un juzgado por muy ofendido que se sienta alguien.

    ResponderEliminar
  11. Ahora dice el niño, que no fue por culpa del jamón, de hecho, aunque ahora ya no lo come, de pequeño si lo hizo. Que la denuncia es por racismo, porque según la versión del niño, cuando le pidió al profesor que no hablase del jamón, porque iba en contra de su religión, este le dijo "Pues si no te gusta, vete a tu país". Al día siguiente el profesor le pregunto por sus deberes, como no los había hecho le dijo, "Eres un inútil". El niño lloró desconsoladamente en clase.
    Larvy, que es como se llama el niño, según la noticia que ha salido en la prensa, nació en Valencia, su padre es Alcoyano, su madre Khadija, es hija de Mohammed M´rabet, un famoso escritor marroquí. La foto en la que la madre sostiene un jamón, mientras su hijo la abraza, parece más que una realidad multicultural, una tomadura de pelo.
    Como podemos ver, el tema se va calentando, al entrar el racismo. Dificil lo va ha tener el profesor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero