-->

Sus vidas en la Nintendo DS 5 sept. 2009 16:11 Plácido Guardiola Jiménez

«Solos frente a la pantalla»


Ayer me escape por unas horas de mi retiro en la Estacada, pues tenía que realizar algunas gestiones en el pueblo. Al pasar por la plaza Jose Mª Abreu observe un grupo de niños sentados cada uno con su respectiva Nintendo DS , todos ellos muy afanados dándole a la tecla. Al llegar al Jardín del Rey D. Pedro, a la sombra de uno de sus frondosos árboles, otro de niñas y niños hacían lo mismo que los anteriores, es decir, jugar con sus Nintendos. A mi paso uno de ellos exclamó: «¡Joder macho, me has cortado la cabeza!». Supuse que la virtual, pues cuando volví mi mirada observe que la suya todavía andaba sobre los hombros. Finalmente al llegar a la Plaza Guzmán Ortuño, de nuevo, encuentro un grupo esta vez todo de niñas jugando con idénticas videoconsolas.


En todos estos grupos de niños había un rasgo en común, toda su atención estaba concentrada en aquella pequeña maquinita que sostenían en sus manos, entre ellos no hablaban y sólo de tarde en tarde se oía una exclamación como la que les he relatado. Ellos jugaban con sus amigos sí, pero cada uno estaba sólo frente a la pantalla de su Nintendo. La interacción entre ellos se establecía mediante la WIFI de las videoconsolas, pues la acción del compañero no la percibían en su cuerpo o su oído; sino a través de la pequeña pantalla. Ellos estaban unos junto a otros, pero su comunicación fluía a través de los ceros y unos de la red WIFI, su juego en común su espacio de encuentro, su interacción, todo estaba en la Nintendo.
Desde que la psicóloga social estadounidense Serry Turkle1 escribiera allá por los noventa su libro “La vida en la pantalla” no había visto una evidencia mayor y más realista de todo cuanto ella describe en su texto

(1) TURKLE, S. (1995): «La vida en la pantalla. La construcción de la identidad de Internet»,Paidós Ibérica, Madrid.

4 comentarios :

  1. Anónimo5/9/09 16:35

    Estudios recientes confirman que los niños que juegan con estas videoconsolas desarrollan mucho mas aspectos que los que no lo hacen. El hecho de que no se comuniquen es falso, es cierto que durante el juego estan inmersos pero una vez acabado o en otros momentos, suelen hablan largo y tendido con otros niños sobre esos mismos juegos; que si por que nivel vas, que han sacado este otro juego, vamos a casa de mi primo que tiene tales trucos, ...
    Eso de que son niños solitarios y poco habladores no es cierto.

    Placido, sigo esperando tu entrada sobre la inmigración.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo la lectura de Serry Turkle, basada en su tesis doctoral sobre los efectos de este tipo de interacción. Ella analiza muchos aspectos positivos y negativos, concluyendo a su juicio que la valoración global es buena; pero advierte de que hay serios riesgos en la formación.
    En cuanto a mi artículo sobre inmigración, descuida, todo llegará.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Plácido, en la actualidad los niños salen a jugar y a divertirse, pero en vez de llevar una pelota para su desarrollo intregal y madurativo ( muy importante en estas etapas), salen con estas videoconsolas "de bolsillo" y, lo más curioso es que se colocan uno al lado del otro, como si jugaran juntos. No nos engañemos, padres y madres de esta sociedad ultramoderna, no nos dejemos llevar y pensar que es bueno que nuestros niños jueguen con estos cacharros en las calles. ¿ Afecta a la educación?, muchas personas creen que no, que es exagerado, pero es cierto ( compruebensé los estudios de la Unión Europea sobre disciplina escolar y, en especial los franceses, pues muchos se quedarán asombrados), los niños se transforman en personajes virtuales fuera de todo control y fuera de toda regla.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo19/7/10 9:49

    La verdad es que mueve a preocupacion la incidencia de estos juegos en nuestros ninos, si bien es cierto que estamos inmersos en la era de la tecnologia, no es menos cierto que tenemos que tratar de incentivar en nueestros ninos juegos sanos y deportivos. Eso requiere invertir tiempo en nuestros hijos, lo que no nos puede dejar desfallecer, ayudemos a nuestros hijos a disfrutar su infancia de manera PLENA.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido al RENDRIJERO!

¡Gracias por tus comentarios!
Se respetuoso y opina libremente. Tu comentario será revisado y publicado en unas horas.

Ponerse en contacto con el Rendrijero